La decepción y su consecuencia
lunes, 05 de marzo de 2012

References:

Las expectativas no alcanzadas tienen el potencial de llevarnos a un estado de decepción, de desánimo y, en algunos casos, opacarnos la visión de lograr un objetivo alcanzable y fructífero. Es muy común experimentar esta clase de sentimiento cuando buscamos a Dios por algo que nos urge y no recibimos respuesta en el plazo que esperamos, “perdemos la fe,” llegando al punto de alejarnos de la verdad. 

Oferta destacada de Nuevo Día

Ayude a las Misiones en Radio

Ayude a nuestro programa de Radio Nuevo Día a llegar a personas de habla hispana en los Estados Unidos y Latinoamérica a través de misiones en radio. Puede donar a nuestro ministerio aquí.