Octubre 4, 2010

Salmo 9.7-10 

¿Qué tanto confía usted en Dios? Antes de responder, considere estos escenarios. ¿Confía usted de verdad en el Señor cuando todo parece fuera de control y Él parece estar ausente? ¿Confía cuando le llama a ir en cierta dirección que le parece ilógica y peligrosa? ¿Confía cuando las circunstancias dolorosas se mantienen, y se pregunta si al Señor realmente le importa?

Todos tenemos momentos de duda cuando nuestras expectativas acerca de Dios se ven frustradas por la realidad de nuestra situación. Muchos de nosotros queremos confiar más en Él, pero no estamos seguros de cómo hacerlo.

David deja ver que el secreto está en conocer al Señor (v. 10). La distancia en nuestra relación con Él da lugar a una falta de fe, pero a quienes están familiarizados íntimamente con Cristo les resulta más fácil confiar en Él sin reservas.

Cada vez que usted tenga la tentación de dudar, recuerde estas tres verdades esenciales acerca del Señor:

  • Él es absolutamente soberano (Sal 103.19). Dios tiene todo bajo su control aun cuando no podamos percibirlo.
  • Él es infinitamente sabio (Ro 11.33- 36). El Señor conoce cada aspecto de la situación (interior y exterior) y todo hecho (pasado, presente y futuro).
  • Él ama a la perfección (Éx 34.6). Él siempre escoge, sin excepción, lo mejor para nosotros, aunque no sea fácil.
Crecemos en fe, no por afanarnos en creer más, sino siguiendo al Señor. Esto significa hacer todo lo posible por llegar a conocerlo —concretamente, invirtiendo tiempo en su Palabra y hablando con Él en oración. Entonces nuestra confianza en Dios crecerá a medida que aprendamos que Él nunca abandona a quienes lo buscan. Esto significa hacer todo lo posible por llegar a conocerlo —concretamente, invirtiendo tiempo en su Palabra y hablando con Él en oración. 

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional