Agosto 13, 2010

Hebrews 2:6-18 

Para entender los propósitos y los caminos del señor, debemos comprender qué piensa Él de la humanidad. Con frecuencia nos apoyamos en nuestro criterio humano, en vez de tratar de vernos a través de sus ojos. todo lo que Él hace está dirigido por su amor por la humanidad. Considere tres elementos en cuanto a lo que Dios piensa de la humanidad:

  • Creada a imagen de Dios. De todas las criaturas que el señor creó, solo el hombre y la mujer fueron hechos a su imagen. Tenían mente, voluntad y emociones, y también un espíritu, lo que les permitía adorar a Dios y relacionarse con Él. Por ser perfectos y sin pecado, estaban destinados a vivir para siempre con su Creador.
  • Corrompida por el pecado. gracias a un acto de desobediencia su relación con el señor se rompió. La imagen divina se vio arruinada por el pecado, que se infiltró en la naturaleza humana y corrompió a toda persona nacida desde entonces. La humanidad quedó espiritualmente muerta, sin esperanza y condenada.
  • Digna de ser rescatada. Pero el señor la consideró digna de ser rescatada. Por medio de la obra redentora de su Hijo, todos los que creen en Cristo son hechos vivos espiritualmente otra vez, y la relación entre Dios y el hombre, que estaba rota, se restablece. Un día —en el cielo— no habrá más pecado, y todo volverá a ser perfecto.
En medio del ritmo y de las pruebas de la vida, es fácil perder de vista lo que Dios piensa de la humanidad. Cuando estemos agobiados por críticas, problemas y sufrimientos, es crucial reconocer nuestro valor a los ojos del señor. Esa conciencia puede motivar nuestro servicio y renovar nuestro amor a Aquel que se dio a sí mismo para traernos de vuelta a Dios. Cuando estemos agobiados por críticas, problemas y sufrimientos, es crucial reconocer nuestro valor a los ojos del señor. 

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional