Featured Offer from Visión Para Vivir View All Resources

Vivimos en un mundo sediento de vida.

Agua Viviente para un Mundo Sediento

Como pastores debemos estar conscientes de la sequedad espiritual en la que se encuentra una persona que no tiene a Cristo, y el poder refrescante que tiene la Palabra de Dios para calmar la sed espiritual de un alma perdida. El evangelio contiene buenas noticias. Cuando una persona las escucha y recibe, ellas producen un cambio radical en la vida de esa persona; de la misma manera que el agua produce un cambio al caer sobre un terreno desértico.