Abril 15, 2010

Mateo 25:14-28 

Sentirse seguro es una de nuestras necesidades básicas. Muchas personas piensan que están seguras financieramente hasta que surge un problema. Entonces la realidad de que son vulnerables las golpea. Contrariamente a lo que dice el mundo, la seguridad económica no se encuentra en una cuenta bancaria o en un fondo de jubilación, sino en una relación con Aquel que es dueño de todo en el cielo y la tierra.

El Señor no está demasiado ocupado gobernando el universo como para descuidar la situación financiera de usted. La verdad es que Él se interesa por cada detalle de su vida, incluyendo su necesidad de tener seguridad económica. Si sigue la dirección divina en cuanto a cómo ganar y usar el dinero, usted podrá experimentar paz, gozo y contentamiento.

Cuando se trata de las finanzas, tres verdades básicas deben regir nuestro pensamiento:

  1. Dios es el dueño de todo.
  2. Somos administradores de las posesiones de Dios.
  3. Somos responsables, y un día daremos cuenta a Dios de la manera que utilizamos sus recursos.
La verdadera seguridad financiera se tiene sólo cuando usamos el dinero de Dios a su manera y para sus propósitos. Sólo Él conoce el futuro, y tiene el poder para satisfacer nuestras necesidades, mientras que nuestras estrategias financieras dependen del esfuerzo y el criterio humanos.

¿Quisiera usted experimentar la estabilidad de la paz interior, aun durante una sacudida económica? Confiar en la provisión del Señor y obedecer sus mandamientos le llenarán de confianza. Descanse sabiendo que Él provee para sus hijos. ¿Quisiera usted experimentar la estabilidad de la paz interior, aun durante una sacudida económica? Confiar en la provisión del Señor y obedecer sus mandamientos le llenarán de confianza. 

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional