El Camino Bíblico - 27 de Febrero

Share with your friends

 

Numbers 21

En la lectura de hoy:

Las serpientes venenosas; la serpiente ardiente de bronce; Israel derrota al Rey de Arad, a los amorreos y los moabitas; Balaam llamado para maldecir a Israel

Los israelitas estaban cerca de su último campamento y pronto iban a cruzar el Río Jordán para entrar en la tierra prometida. Muchos de ellos eran niños cuando, con sus padres, salieron de Egipto; otros habían nacido en el desierto. « . . . (Y) se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano» (Números 21:4-5). Fue en este entonces que « . . . Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes . . . y murió mucho pueblo de Israel. . . . Y Moisés oró por el pueblo» (21:6-7).

La respuesta a «la oración» de Moisés fue inmediata. «Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente (de bronce), y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá» (21:8). La serpiente de bronce era un símbolo del juicio de Dios por su pecado, y también de Su misericordia y amor para todos los que se arrepienten y verdaderamente creen en Él.

Muchos siglos después, en Su conversación con «Nicodemo, un principal entre los judíos» (Juan 3:1-21), Jesucristo le dijo que la serpiente que Moisés había levantado en el desierto ilustra a Sí mismo como el Único que sería levantado sobre la cruz, como el único camino para que los pecadores pudieran ser salvos de la muerte eterna (3:14; 12:32). Jesucristo no le dijo a Nicodemo que clase de vida tenía que vivir para tener la vida eterna, más bien le dijo cómo llegar a tener vida otra vez. Jesús le respondió a Nicodemo: «De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (3:5). Esto es mucho más exigente que cambiar nuestro estilo de vida, dejar atrás nuestros malos hábitos, o empezar de nuevo. Toda la humanidad, con sólo una excepción, « . . . estabais muertos en vuestros delitos y pecados» (Efesios 2:1). Cada persona ha nacido con la naturaleza humana de nuestros padres, cuando recibimos a Jesucristo como nuestro Único Salvador, es entonces que nacemos «de nuevo» y recibimos Su naturaleza espiritual: «Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios» (Juan 1:12).

Como hijos de nuestro Padre Celestial, nos recordamos: «No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias . . . sino presentaos vosotros mismos a Dios» (Romanos 6:12-13).

Pensamiento para hoy:

Es imposible tener una correcta actitud para con Dios y al mismo tiempo mantener una mala actitud para con la autoridad delegada.

Lectura opcional: Lucas 9

Versículo de la semana para aprender de memoria: Efesios 3:19

 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...