El Camino Bíblico - 24 de Mayo

Share with your friends

Lea 2 Chronicles 10

En la lectura de hoy:

Roboam toma el trono de Salomón; Jeroboam subleva a las diez tribus; Roboam abandona «la Ley de Dios»; la invasión de Sisac contra Judá

Cuando Salomón llegó a ser rey, David le había exigido: «Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en Sus caminos, y observando Sus estatutos y mandamientos . . . de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas» (I de Reyes 2:3). Tristemente, no encontramos un registro de que Salomón también le había exigido a su propio hijo, Roboam, de leer la Palabra de Dios y de mantenerse fiel al Señor.

Tampoco hay mención alguna de que Roboam empezó su reino con sacrificios sobre el altar y con oraciones al Señor como lo había hecho su padre. Lo que sí leemos es que, tres años después que Roboam tomó el trono, « . . . dejó la Ley de Jehová, y todo Israel con él. . . . E hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová» (II de Crónicas 12:1-14; ver 11:17).

Los líderes de Israel se reunieron con Roboam con un pedido razonable: de disminuir los impuestos que su padre había puesto sobre ellos. Ellos también pidieron que él diera fin al trabajo forzado que había continuado desde que ellos habían empezado a edificar los primorosos palacios, los establos y las casas para los carros militares, los lujosos parques, y todas las otras estructuras espectaculares dentro del famoso reino de Salomón. Si Roboam consentía a su pedido, los líderes le darían su promesa de lealtad.

La primera decisión de Roboam como rey fue un gran error. Su intolerancia llevó a casi todas las tribus a apartarse y formar el reino del norte. Roboam sólo se quedó con una pequeña parte de la original tierra prometida. Solamente las tribus de Judá y de Benjamín se quedaron con él. ¿Cómo iba Roboam a tomar buenas decisiones? Pues « . . . no dispuso su corazón para buscar a Jehová» (12:14).

Notemos aquí que no dice: «servir al Señor». No era un mejor servicio que el Señor estaba esperando, pero sí esperaba que Roboam dispusiera « . . . su corazón para buscar a Jehová». El mismo principio espiritual se mantiene verdadero hoy en día. Aunque a veces, por ser negligentes, no lo podemos ver, si humildemente buscamos al Señor, nuestras vidas serán guiadas por Su Espíritu para llevarnos a cumplir con Su perfecta voluntad y Su propósito. «Pero Él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes» (Santiago 4:6).

Pensamiento para hoy:

Sin Dios, la más astuta estrategia, dada por los mejores consejeros, de ningún valor es.

Lectura opcional:

I de Corintios 11

Versículo de la semana para aprender de memoria:

Juan 15:10
 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...