Alimento Diario - 3 de Septiembre

Share with your friends
  

Prioridades

¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se destruye a sí mismo? Lucas 9:25

Esta devoción no se trata acerca del hombre que desparramó billetes desde su coche en una autopista de Los Ángeles.

Tampoco se trata de que la policía de Los Ángeles les pidió, a quienes los habían recogido, que los devolvieran a la Policía Caminera.

No. Esta devoción es acerca de todas las personas que pararon sus coches en plena autopista de Los Ángeles para tratar de juntar algunos billetes. A todos ellos les pregunt ¿Están locos? ¿No saben lo peligroso que es parar en medio de una autopista con tanto tráfico como las de Los Ángeles? ¿Acaso la vida de ustedes vale tan sólo unos pocos billetes?

A todos nos gusta tener un poco más de dinero, y en especial cuando nos viene de arriba... pero no creo que haya ninguna cantidad de dinero que valga tanto como para arriesgar la propia vida, ¿no?

Eso es lo que Jesús está tratando de decir en el texto que tenemos para la devoción de hoy. Nuestro Señor quiere que sepamos que de nada nos sirve ser dueños de todo el mundo, si terminamos perdiendo nuestra alma.

Parece ser bien simple, pero, así como esos conductores lo demuestran, los seres humanos no siempre "entendemos" las cosas simples. Estamos rodeados de personas que se "olvidan" que tienen un alma, por lo que dedican todo su tiempo a sus cuerpos y mentes.

Quizás sea por eso que Jesús frecuentemente alentaba a sus seguidores a tener en claro sus prioridades. El Salvador vino a dar su vida para que podamos ser salvos de nuestros pecados, y así poder disfrutar de la eternidad junto a él. Jesús no quiere que nos olvidemos de él, que ignoremos su sacrificio, o que pongamos la vida eterna al final de la lista de cosas importantes para hacer algún día... si hay tiempo.

Jesús quiere ser el primero en nuestra vida... y eso significa que creamos en él hoy, mientras todavía tenemos tiempo y podemos hacerlo. Si usted ya lo hace, oremos por quienes aún no lo hacen.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, te doy gracias porque me has salvado y porque el Espíritu Santo me ha dado fe. Te pido por mis seres queridos que aún no tienen en claro las prioridades de la vida. Ayúdales a conocer las maravillas de tu amor, y la grandeza de tu sacrificio. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones 

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...