Conexión Vertical - 2 de Noviembre

Share with your friends

 

El poder de las palabras.

“La lengua tiene poder para dar vida y para quitarla; los que no paran de hablar sufren las consecuencias”. Proverbios 18:21

Cada uno recibe por sus palabras su premio o su castigo” Proverbios 18:20

Hay un mundo que es “El mundo de las Palabras”, las hay de todas las magnitudes, pequeñas, cortas, largas, buenas, malas, poderosas, débiles, pero TODAS tienen sus consecuencias.

Ellas puedes marcar la diferencia en la vida de un hijo, en la unidad de una familia o en la paz de un matrimonio.

Podemos animar a alguien, con nuestras palabras, para que corra tras su sueño, poner una sonrisa en la cara de nuestro hijo que está desilusionado o ayudarle a nuestro esposo quitándole la carga de su corazón.

Los muchachos estaban preparados en la línea de salida, esperando la señal para iniciar la carrera de un poco más de tres millas a través de un sendero del bosque. Los padres y los fanáticos estaban de pie a los lados de la ruta, para animar al grupo de jóvenes que se preparaban para el campeonato a campo traviesa. Entre los corredores de ese día estaba mi sobrino Esteban. 

Tan pronto como su pie izquierdo dejó la posición de salida, su madre, Patricia, tomó el megáfono de 36 pulgadas y comenzó a gritar. 

¡CORRE, ESTEBAN!, lo animó, no una sola vez, sino una y otra vez con intervalos de diez segundos. Cuando lo perdió de vista, fue corriendo a otro punto estratégico a lo largo del sendero por donde los corredores tendrían que pasar. Y aunque ya no se podía ver a los muchachos, Patricia seguía animándolo: "¡CORRE, ESTEBAN!" 

En un momento que gritó una vez más "¡CORRE, ESTEBAN!", un hombre que estaba al otro lado del parque le gritó: "¡YA ÉL NO PUUEEDDEE OOOOIRIRLALA!" 

"No sé si puede oírme o no", murmuró Patricia, "pero si existe la posibilidad de que pueda hacerlo, quiero que escuche mi voz animándolo". Así pues, durante 16 minutos esta diminuta y dinámica mujer estuvo enviando confianza y valor al corazón de su hijo. 

Cuando terminó la carrera, le pregunté a Esteban: 

— ¿Podías oír la voz de tu madre animándote, mientras corrías a través del bosque? 

— Oh, sí—me respondió sonriendo— Pude oírla durante todo el trayecto. 

Entonces le dije: 

— ¿Qué efecto tuvo eso en ti? 

— Hizo que no me rindiera—respondió— Cuando me dolían las piernas y me faltaba aire en los pulmones, y sentía como si fuera a desmayarme, escuchaba la voz de mamá, y eso hizo que no me rindiera.

(Sacado de la red)

Alentar, animar, estimular, apoyar, consolar para eso debemos usar nuestra palabras.

Nuestras palabras como mamas puedes hacer que nuestros hijos no abandonen sus sueños, o podemos hacer que renuncien a ellos porque no le demostramos confianza con nuestras palabras.

Y nos convertimos en la persona que les dijo que no podrían lograrlos. 
Las palabras que emitimos como mamas o como esposas pueden ser el tesoro o la destrucción de nuestro hogar y matrimonio. 

Así como tenemos la capacidad de alentar o desalentar a un hijo, también tenemos el poder de levantar o arruinar a un esposo.

“Hagan del hogar, ese refugio que necesitan para descansar de

todas las tensiones vividas durante el largo día de trabajo. El hogar debe ser un lugar al cual querer regresar sin demora cada día, ya que es ahí donde se encuentra la calidez, el diálogo, el ánimo y las fuerzas necesarias para enfrentar un nuevo día” de mi libro “Matrimonio de eso se trata”.

¿A dónde puede ir su esposo en busca de palabras de aliento? ¿A dónde podrá ir para que alguien lo anime y crea en él? Espero que sea a su hogar. 

Usa tus palabras para edificar tu hogar, tu matrimonio y a tus hijos,

Solo hace falta oración y práctica. 

Autora Zulma Tigani.

Haz clic aquí para escuchar a Promesas De Dios
Haz clic aquí para ver videos de Al Punto con el Dr. Jeffrey de Leon  

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.

 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...