Ánimo Para la Mujer - La Semana del 18 de Noviembre

Share with your friends

 

 

HALLANDO A DIOS EN LA LAVANDERIA

Lara Krupicka

 

"El Señor, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo." 1 Samuel 17:37a (NVI)

 

Conforme acarreaba la pila de ropa a la lavandería pasé por la cocina y vi los platos sucios en el fregadero y luego evité pisar los juguetes tirados sobre la sala.  "Corre y va de nuevo", me dije a mi misma, después de un profundo suspiro.  Otro día cocinando, lavando y limpiando - igual que ayer.  ¿Para qué?  ¿Por qué tengo que pasar tanto tiempo haciendo tareas sin sentido cuando mi corazón aspira hacer cosas más importantes?

 

La vida diaria muchas veces no es muy emocionante, y cuando lo es - como en mi caso - generalmente tiene algo que ver con algún desastre electrodoméstico, como el otro día cuando mi lavadora inundó el sótano de mi casa.

 

"¡Éste no es el tipo de emoción al que me refería, Señor!" me quejé con amargura.   La verdad es que no soy muy buena para enfrentar las interrupciones a mi rutina.

 

Pero cuando considero versículos bíblicos como 1 Samuel 17:37, me doy cuenta de que David había comprendido los beneficios de ser fiel en labores supuestamente insignificantes.  El no despreció su humilde trabajo como pastor.  Al contrario, día tras día, noche tras noche, vigiló pacientemente los campos, asegurándose de proteger a sus ovejas.  Y cuando los problemas acecharon la quietud de su labor - ya fuera por medio de un león o de un oso - David confió en que el Señor llegaría a su rescate.

Esta dependencia diaria en el Señor lo preparó para enfrentar los momentos de decisión en su vida.  David pudo enfrentar con valentía al gigante Goliat, no porque había enfrentado muchas batallas, sino porque había visto la fidelidad del Señor en su labor diaria como pastor de ovejas.

 

Debo admitirlo, aún tengo mucho que aprender sobre lo que significa depender de Dios.  Pero sé que conforme aprendo a hacerlo durante mis tareas cotidianas, mi Señor me prepara para momentos decisivos a enfrentar en el futuro.  Cuando busco Su ayuda durante mis quehaceres, mi capacidad para confiar en que Él me librará de todo problema - serio o no - incrementa día con día.

 

Mi dependencia en el Señor cuando cocino, limpio o lavo la ropa empieza a tener sentido.  Quizás mi vida tiene más significado de lo que yo me imaginaba...

 

 

Amado Señor: Gracias por acompañarme el día de hoy.  Ayúdame a reconocer Tu presencia aún en los momentos y tareas más simples de mi vida.  Enséñame a depender de Ti, así como David aprendiera a hacerlo.  En el Nombre de Jesús.  Amén.                                                                                                                                                                            

 

Aplicación:

 

Cuando empieces a hacer tus quehaceres de hoy, toma unos minutos para reconocer la presencia de Dios.  Pídele que sea parte de tu día y que Su mano bendiga tus tareas.  Entrégale cualquier problema que tengas el día de hoy y pídele Su ayuda.

 

Recursos sugeridos:

 

Quienes somos

 

Más recursos

 

 

Puntos para reflexionar:

 

¿En qué área de mi vida necesito aprender a depender más de Dios?

 

¿Puedo recordar una ocasión en mi vida en que el Señor me "liberara de las garras del león"?

 

¿Cómo puede ese recuerdo ayudarme a enfrentar circunstancias difíciles en el futuro?

 

 

Versículos para recordar:      

Deuteronomio 31:8, "El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes." (NVI)

Filipenses 4:11b, "He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre." (NVI)
                                                                         

 

 © 2009 by Lara Krupicka.  All rights reserved.

 

Proverbs 31 Ministries

616-G, Matthews-Mint Hill Road

Matthews, NC 28105

www.proverbs31.org

 

 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...