Ánimo Para la Mujer - La Semana del 17 de Marzo

Share with your friends

 

HACER LO QUE SEA 
Marybeth Whalen

 

Respóndeme pronto, Oh SEÑOR, porque mi espíritu desfallece; no escondas de mí tu rostro, para que no llegue yo a ser como los que descienden a la sepultura. Por la mañana hazme oír tu misericordia, porque en ti confío; enséñame el camino por el que debo andar, pues a ti elevo mi alma."

Salmo 66:10-12 (LBLA)

Devoción:

Este año escolar mi esposo y yo hicimos grandes cambios en nuestro hogar.  Quitamos las computadoras del cuarto de recreo y les dimos a nuestros hijos nuestras computadoras portátiles para ser usadas solo en nuestra presencia. Quitamos la televisión del mismo cuarto. Quitamos los canales extras de nuestro cable, dejando solo los canales básicos.  Y comenzamos a exigir que nuestros dos hijos que tienen celulares los apagaran a las 8 de la noche.

¿Por qué implementamos lo que parece ser una cruel decisión? Porque en la escuela el año pasado nuestros hijos tomaron algunas malas decisiones…y sus calificaciones lo reflejaron. Ellos eligieron ver televisión en lugar de ir a dormir a una hora decente. Eligieron jugar en el computador cuando deberían haber estado haciendo las tareas. Escogieron enviar mensajes de texto a sus amigos en lugar de enfocarse en el trabajo de la escuela.

Después de repetidas conversaciones y advertencias, seguían cometiendo los mismos errores.  Esta forma de comportamiento no nos dejó otra opción que quitar las cosas que les estaban siendo de tropiezo.  A nuestros hijos no les gustó nuestra decisión y para ellos era algo injusto.  Pero nosotros nos quedamos firmes. Sabíamos que estábamos haciendo lo correcto para nuestros hijos.

 

Su papá y yo podíamos ver un futuro que ellos no podían ver, y teníamos que proteger ese futuro para ellos, aun si ellos no entendían nuestros métodos para hacerlo. Como padres, teníamos que hacer todo lo que fuera necesario.

 

Algunas veces Dios tiene que hacer lo mismo con nosotros. En el momento su plan parece un poco cruel e innecesario. Y puede ser que no nos demos cuenta de que Él puede ver un futuro que nosotros no podemos ver. Nosotros somos sus hijos y Él va a quitar cualquier cosa que nos haga tropezar y que nos mantenga alejados de ser todo lo que nosotros podemos ser, aunque sea doloroso, aunque lloremos y le roguemos que no lo haga, aunque cuando hagamos pucheros y le digamos  que no es justo.  

"Es por que te amo,"  nos dice Dios, "que hago esto.  Estoy creando algo hermoso en ti, si solamente dejas de pelear conmigo. Tengo un lugar al cual estoy tratando de llevarte. Tú no puedes verlo, mi amada hija; pero yo sí."

 

¿Hay algo que Dios está haciendo en tu vida que parece injusto?  ¿Eso te ha hecho hacer pucheros, y llorar y preguntar por qué? ¿Tal vez te identificas con el versículo de hoy?  ¿Te sientes prisionera, cansada, atrapada y pisoteada? ¿Le crees a Dios para que te saque del lugar donde estás ahora y te lleve a un lugar de abundancia? La oración más hermosa que podemos hacer es: "Yo confío en ti. Confío en ti, y confío en ti."  Él es un padre amoroso que solo quiere el bien para nosotras y Él va hacer lo que sea para llevarnos a ese lugar. En lugar de pelear con Él, debemos descansar en esa verdad.

Amado Dios, confío en ti, confío en ti, confío en ti.  En el nombre de Jesús, Amén.

 

 

Recursos relacionados:

 

Nuestra página principal

 

Más recursos

 

 

Pasos para la aplicación:                                                                                                      ¿Ha pasado alguna vez en tu vida que Dios hizo lo necesario y poco tiempo después entendiste que fue para tu bienestar? Escribe sobre lo que te ocurrió.

 

Puntos para reflexionar:                                                                                      ¿Cómo está Dios obrando en tu vida estos días?  ¿Lo entiendes o te estás rebelando?


Versículos que te darán fuerza:                                                                      
Salmo 143:7-8, "Dios mío, ¡respóndeme pronto, pues la vida se me escapa!
¡No me des la espalda, o ya puedo darme por muerto! En ti confío; ¡a ti dirijo mi oración! Cada nuevo día hazme saber que me amas; ¡dime qué debo hacer!" (BLS)

Salmo 18:19, "Me diste libertad; ¡me libraste porque me amas!" (BLS)



© 2010  de Marybeth Whalen. Todos los derechos están reservados.

 

Proverbios 31 Ministerios para la mujer

616-G, Matthews-Mint Hill Road

Matthews, NC 28105                                                                                  www.proverbs31.org

 

 

 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...