El Camino Bíblico - 31 de Marzo

Share with your friends

 

Ruth 1

En la lectura de hoy:

Había hambre en la tierra de Israel; Elimelec y Noemí se mudan de Belén a Moab; Noemí y Rut vuelven a Belén; el matrimonio de Booz y Rut

Belén, en la tierra prometida, estaba experimentando un hambre muy severa. Todo Israel sabía que el Señor les había advertido: « . . . si desdeñareis Mis decretos . . . no ejecutando todos Mis mandamientos . . . vuestra fuerza se consumirá en vano, porque vuestra tierra no dará su producto, y los árboles de la tierra no darán su fruto» (Levítico 26:15-16,19-20).

Quizás que, Elimelec, su esposa Noemí, y sus hijos Mahlón y Quelión, se pararon en su tierra que no producía, en los montes de Judea, y miraron hacia la tierra de Moab, de la cual se decía que prosperaba, y fueron « . . . a morar en los campos de Moab» (Rut 1:1-2).

Sin embargo, una gran tragedia cayó sobre ellos en la tierra de los idólatras de Moab. Cuando Elimelec murió, sus dos hijos ignoraron el pacto de relación con Dios y se casaron con Rut y Orfa que eran mujeres moabitas. Después de un tiempo Mahlón y Quelión también murieron (1:3-5). Entonces las tres viudas sin hijos se encontraron solas y sin ninguna ayuda para sostenerse. «Entonces, se levantó (Noemí) con sus nueras . . . y comenzaron a caminar para volverse a la tierra de Judá» (1:6-7).

Pronto Orfa volvió a la seguridad de su familia, « . . . a su pueblo, y a sus dioses (paganos)» (1:15). Pero Rut ya no era moabita en su corazón, pues ella había desechado los dioses de Moab y había confesado su lealtad al Dios de Israel diciéndole a Noemí: « . . . Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios» (1:16).

Rut y Noemí pronto llegaron a Belén donde Rut se casó con Booz. Rut llegó a ser la madre de Obed. «Este es padre de Isaí, padre de David» (4:17). El libro de Rut ilustra el cariñoso amor de nuestro Señor en escoger a una mujer moabita para llegar a ser la bisabuela del rey David. Rut es una de las tres mujeres gentiles mencionadas en la genealogía de Jesucristo (Mateo 1:3,5-6). Estos hechos históricos muestran el amor de Dios para toda la humanidad.

«Pues no es judío el que lo es exteriormente . . . sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra» (Romanos 2:28-29).

Pensamiento para hoy:

Nos engañamos cuando no le damos a Dios lo mejor que tenemos.

Lectura opcional: Hechos 1

Versículo de la semana para aprender de memoria: Filipenses 2:16

 
Share with your friends

PREVIOUS DEVOTIONALS

More Devotionals
Loading
Working...